AL SERVICIO DE MI GENTE, UNA EXPERIENCIA DE VIDA

marzo 16, 2018 7:04 pmPublicado por

AL SERVICIO DE MI GENTE, UNA EXPERIENCIA DE VIDA

San Matías, una población a la que se llega tras 12 o hasta 18 horas de viaje, es una región cruceña fronteriza con el Brasil.

Pese a que San Matías se caracteriza por poseer hermosos lugares, el camino de ripio que conduce a esta localidad no es transitable en época de lluvias. Fundada el 24 de febrero de 1844 por el Gral. Fermín Rivero, San Matías es un municipio que cuenta con aproximadamente 17.500 habitantes, quienes necesitan de mucha ayuda, por su lejanía de los centros poblados de Bolivia, ya que está ubicada al extremo este del departamento de Santa Cruz, a 830 km de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

Freddy Llusco Quispe, uno de los técnicos de operaciones de la Dirección Nacional de Brigadas del Servicio General de Identificación Personal (SEGIP), cuenta que es un lugar hermoso y tranquilo, y que llegó a este paradisiaco lugar gracias a la institución, con el propósito de cedular a quienes así lo requieran.

“Empecé a consolidar las cédulas de identidad, y después de seis años que regreso, debo renovar las cédulas que consolidé hace varios años atrás, los recuerdos que me trae este lugar”, agrega que los pobladores de esta región se acercan a él para preguntar “¿Se acuerda de mí?, me realizó mi cédula, hizo mi primer carnet, ahora quiero un carnet para mi hijo”.

Este servidor asegura que “las Brigadas Móviles del SEGIP se desplazan a todos los rincones del país de extremo a extremo, y poder atender todas sus necesidades en cuanto a su identidad, con ayuda de las autoridades del municipio que ven las necesidades de su población”.

Llusco cuenta que es su segundo recorrido a las localidades de San Matías, Las Petas, Candelaria y Ascensión de la Frontera, donde además de renovar las cédulas de identidad y emitir unas nuevas, procedió a la biometrización de toda la población, manteniendo el costo de 17 bolivianos, considerando que son comunidades fronterizas y que manejan diferentes monedas.

“Debo mencionar que el trabajo que se realiza como brigadista, es el de recorrer nuestro país de extremo a extremo, y llegar a los lugares más apartados para hacer prevalecer nuestra identidad y nacionalidad”, asegura Llusco, y además anuncia a todos los ciudadanos que están viviendo en fronteras, que las autoridades del SEGIP, al mando del director general ejecutivo, Marco Antonio Cuba, están preocupadas porque puedan gozar de los beneficios sociales que conlleva el contar con la cédula de identidad.
Así como este boliviano, hay muchos otros que viven para el servicio a la población y que dejan de lado las comodidades de sus hogares para el bienestar social. Un verdadero ejemplo de vida.

Categorizado en:

Esta entrada fue escrita porDirección Comunicación

Los comentarios están cerrados.